Seguro ya lo has escuchado hasta el cansancio, pero en México, el derecho faculta dos tipos de “personas” que adquieren ciertos esquemas fiscales: las personas físicas y las personas morales.

Para empezar a hablar al respecto debemos mencionar que ambos esquemas fiscales se pueden registrar en el Sistema de Administración Tributaria, mejor conocido como SAT, pero ambos tienen diferentes responsabilidades, atributos y obligaciones.

En esta ocasión profundizaremos sobre qué son las personas morales, así como ejemplos de las mismas, cómo se constituyen, y sus responsabilidades y obligaciones.

¿Qué es una persona moral?

Antes de definir y explicar todo sobre las personas morales, hablaremos muy brevemente sobre las personas físicas.

En la mayoría de los casos, el esquema fiscal de “persona física” se da cuando tienes un empleo y recibes un sueldo o salario, o bien, si eres una persona que obtiene ingresos de forma autónoma, como un freelance. Sólo para mencionarlos, existen 5 tipos de personas físicas:

  • Sueldos y salarios.
  • Actividad empresarial.
  • Servicios profesionales.
  • Régimen de Incorporación Fiscal (RIF).
  • Arrendadores.

Ahora sí, entrando en materia, hablemos sobre las personas morales.

Todo gran emprendedor que está iniciando su carrera en el mundo de los negocios ha escuchado el término “persona moral”, pero no muchos logran entender por completo qué significa ser una persona moral, cómo se registra una persona moral, qué implicaciones tiene y cuántos tipos de personas morales existen. Además de qué ventajas tiene registrarse bajo este esquema fiscal.

Podemos empezar por definir qué es una persona moral:

La persona moral es un conjunto de personas que han creado una organización y que se unen con la finalidad de cumplir con objetivos internos de dicha organización. Estas entidades son reconocidas por la ley como sujetos de derechos y obligaciones.

Este grupo de personas se unen bajo una razón social y la persona moral representa a esas personas para unificar los derechos y obligaciones antes mencionadas.

Así que si tu empresa está constituida por varias personas, registrarla como persona moral es lo más conveniente, pues haciéndolo obtendrán beneficios que les ayudarán a crecer la empresa más rápido. Pero tocaremos ese tema más adelante.

Como dato curioso, se denomina “moral” porque al no ser una entidad física no se puede captar con los sentidos. O sea, es una entidad puramente intelectual y jurídica; pero adquiere responsabilidades similares a las de una persona física ante el Sistema de Administración Tributaria (SAT).

Características de las personas morales

Las personas morales tienen varias características llamadas “atributos de la personalidad” que mencionaremos a continuación:    

  • La persona moral tiene la obligación de presentar su contabilidad ante el SAT.
  • Toda persona moral que fue registrada en territorio mexicano, que fue constituida de acuerdo a la ley del país y que tiene domicilio en él, se considera mexicana.
  • La razón social debe referirse a la actividad que desarrolla la persona moral o al nombre que elijan las personas que la constituyan.
  • El patrimonio de toda persona moral está compuesto por todos los bienes, derechos y obligaciones tasables en dinero que tenga.
  • Desde la creación y registro de la persona moral se inicia la capacidad de ejercer derechos y cumplir con obligaciones.
  • Parece obvio, pero la ley lo aclara: La persona moral no tiene un estado civil.
  • La capacidad de la persona moral únicamente puede ser ejercida por medio de sus representantes y está limitada a su objeto social.

Todos los atributos antes mencionados están regidos por reglas específicas para las personas morales. Entremos en el detalle:

En cuanto a la razón social o denominación, es el equivalente al nombre de la empresa; se compone de dos elementos, la razón social y el régimen social que se refiere al tipo de persona moral, por ejemplo: una Sociedad Civil, una Sociedad Anónima, entre otras.

Sobre el domicilio, además de lo que vimos en los puntos anteriores, se considera “domicilio” al lugar donde la empresa tenga su administración. Aunque puede tener domicilios convencionales y un domicilio fiscal.

En relación con el patrimonio, además de los puntos anteriores, sólo habría que aclarar que el patrimonio de la persona moral no es por ningún motivo el mismo que el de las personas físicas que la forman.

Por último la capacidad de la persona moral, donde al tratarse de toma de decisiones, sólo puede ser ejercida por medio de sus representantes, directores y administradores.

¿Cómo puedo constituir una persona moral?

Ya vimos qué son las personas morales y cuáles son las características o atributos de las personas morales, ahora veremos cómo puedes constituir una persona moral y sus requerimientos.

La persona moral debe ser constituida por un contrato social. Este contrato social debe tener las siguientes características que se deben consultar y cerrar por medio de un notario:

  • Determinación del objeto social
  • Elección de régimen jurídico
  • Recopilación de la información de los accionistas, socios o asociados
  • Elección de domicilio
  • Elección de forma de administración y vigilancia
  • Definición de capital social

También es muy importante, antes de registrar a la persona moral, que entre los socios platiquen qué tipo de sociedad mercantil les conviene, esto será de acuerdo al giro de la empresa y las actividades que tengan planeadas, además se tiene que redactar un acta constitutiva. Nuevamente, es muy importante que se haga por medio de un notario para que tenga validez legal.

Una vez teniendo esto, se realiza el alta de la persona moral en el Sistema de Administración Tributaria (SAT). Con esto ya podrás operar con normalidad y de acuerdo a la ley.

Tipos de personas morales en México

Para que te sea más fácil elegir qué tipo de persona moral será tu sociedad, necesitas tener muy claro y especificar cuáles serán las actividades de la misma, y tomar en cuenta las necesidades que tengan.

En México existen dos tipos de regímenes para las personas morales: el Régimen General y el Régimen con Fines No Lucrativos. Una vez que tengas claras las actividades de tu sociedad deberás elegir entre una de las dos.

El Régimen General

En este régimen entran todas las sociedades que buscan un fin lucrativo, que tendrán una remuneración económica por medio de los bienes y/o servicios que presten.

Algunos de ejemplos de sociedades con Régimen General son:

  • Sociedades mercantiles como las sociedades anónimas, las sociedades de responsabilidad limitada, entre otras.
  • Arrendadoras o financieras.
  • Instituciones financieras, de créditos y seguros.
  • Las sociedades civiles.
  • Organismos que se encargan de comercializar fideicomisos de actividades empresariales y bienes o servicios.

El Régimen con Fines No Lucrativos

A diferencia del anterior y como su nombre lo indica, con el Régimen con Fines No Lucrativos las sociedades no buscan obtener un beneficio de sus actividades; sin embargo buscan aportaciones voluntarias de terceros para usarlas en obras o actividades benéficas.

Eso sí, para formar una persona moral bajo este régimen se necesitan autorizaciones especiales para poder recibir donativos y usarlos en beneficio de otros.    

Algunos de ejemplos de sociedades con Régimen con Fines No Lucrativos son:

  • Atención a grupos vulnerables y personas de bajos recursos.
  • Atención a personas con discapacidad.
  • Asistencia jurídica de derechos humanos, protección de menores y readaptación social.
  • Apoyo a colegios profesionales.
  • Asistencia o rehabilitación médica.
  • Rehabilitación de adicciones.
  • Apoyo a servicios funerarios.
  • Administración de fondos para el retiro.
  • Orientación social, educación o capacitación al trabajo.
  • La Cámara de la Industria y el Comercio.
  • Sindicatos.

Ventajas y consideraciones de una persona moral

Al inicio de la nota destacamos que dar de alta tu sociedad como persona moral tiene beneficios que ayudarán a su crecimiento.

Como ventajas se encuentran:

  • Te vuelve más profesional ante el mundo empresarial.
  • Podrás obtener mejores beneficios frente a las instituciones financieras como créditos.
  • Posibilidad de atraer más inversionistas con mayor capital u obtener mayor financiamiento.
  • No pagas IVA al adquirir un crédito, es posible deducirlo.
  • Te permite diversificar tu portafolio y abrir distintos negocios teniendo mayor control financiero.

Debes tener estas consideraciones para constituir una persona moral:

  • Puede llegar a ser complicado el proceso para establecer una empresa como persona moral. Tienes que darte de alta ante el Sistema de Administración Tributaria (SAT), establecer la empresa ante un notario, además, en caso de que sea necesario, obtener los permisos necesarios, y registrar el nombre.
  • Deberás consultar los permisos o licencias requeridos de acuerdo al giro de la empresa ya constituida.
  • La administración puede ser más complicada por razones fiscales; se debe entregar un balance anualmente, un estado de resultados y mantener una administración electrónica.
  • El ISR se calcula mediante el CU (Coeficiente de utilidad), este mide el margen de utilidad de las operaciones de la empresa.
  • El pago de impuestos se lleva a cabo a partir de la facturación, y no del pago de la misma factura.
  • Las deducciones se realizan hasta que se acumulen los ingresos que deriven de los ingresos relacionados con ello.

¿Qué te parece todo el proceso para constituir una persona moral? ¿Es justo como lo considerabas o hay aspectos que no habías tomado en cuenta?

Como conclusiones podemos destacar los siguientes puntos:

  • Las personas morales tienen diferentes responsabilidades, atributos y obligaciones respecto a las personas físicas.
  • Las personas morales son un conjunto de personas que han creado una organización y que buscan una finalidad remunerada o no remunerada.
  • Los principales atributos de una persona moral son su razón social, domicilio, patrimonio y capacidad.
  • En México existen dos tipos de regímenes para las personas morales: el Régimen General y el Régimen con Fines No Lucrativos.
Adelanta hasta 24 horas el pago de tus facturas

No olvides darle clic en el banner para saber cómo Mundi puede ayudarte adelantando el pago de tus facturas de exportación hasta en 24 horas.