Las empresas de factoraje o factoring son entidades financieras que se dedican a ofrecer servicios de factoraje a empresas que lo requieran. El factoraje puede tener diversos usos y existen tipos de factoraje que pueden ser empleados de forma en específico.

Usualmente las empresas de factoraje sirven a empresas que venden a sus clientes en grandes volúmenes. Un ejemplo muy claro son los exportadores que venden grandes cantidades de sus productos al extranjero, y requieren de una herramienta financiera que les permita tener acceso a liquidez financiera de forma rápida y segura.

¿Cómo opera la empresa de factoraje?

La forma en que estas entidades financieras operan es mediante la “compra” de facturas o cuentas por cobrar. Una vez han realizado la compra, la financiera te hace un adelanto de la factura que puede oscilar entre el 80% al 90%, esta parte depende mucho de la organización que esté prestando el servicio. Una vez que el cliente de la empresa financiada realiza el pago, la empresa cobra una comisión y el resto lo devuelve a la empresa solicitante del factoraje.

Comprar facturas por cobrar conlleva un riesgo de impago como cualquier otra relación comercial entre dos entidades. Aquí, es donde las empresas deben ser cuidadosas al elegir qué tipo de empresa emplean para obtener liquidez inmediata. Dentro de los posibles factorajes que se pueden ofrecer, existen 2 opciones:

  • Factoraje con recurso: este es aquel factoring en el que la entidad financiera no absorbe el riesgo de impago, es decir, si el cliente de la empresa solicitante del factoraje decide no pagar la factura, la entidad financiera le cobrará directamente a la empresa solicitante.
  • Factoraje sin recurso: a diferencia del anterior, la entidad financiera absorbe el riesgo de impago. Si el cliente del solicitante decide no pagar, la cobranza recae directamente en la empresa de factoraje.

Para saber más sobre las empresas de factoraje financiero y cómo funcionan, puedes ver el siguiente video:

¿Por qué usar factoraje en tus operaciones empresariales?

Algunos de los beneficios más significativos son los siguientes:

  • En términos prácticos, no se está generando ningún tipo de deuda. Ya que esta es una factura de una transacción que se realizó.
  • El dinero que se reciba por el adelanto no está sujeto a usarse en algo en específico. Este se puede emplear en cualquier operación como la nómina, etc.
  • La venta de tus cuentas por cobrar puedes hacerlo cuantas veces lo necesites. Esto depende completamente de la línea de crédito que te otorgue la entidad financiera.
  • Si eres de las empresas que teme el fee por su estatus en el buró de crédito, en el factoraje no afecta de ninguna manera ya que solamente se está liberando efectivo.