Para que una pyme pueda funcionar efectivamente, es necesario que determine el nivel óptimo del flujo de efectivo que se requiere para hacer frente tanto a sus obligaciones como responsabilidades a corto plazo. Esto es posible sabiendo cuánto efectivo tienen disponible. Por ello, es muy importante que sepan cómo calcular el capital de trabajo y así determinar si están en condiciones positivas de hacer alguna inversión o expansión.

En este texto te diremos qué es y cómo se calcula el capital de trabajo; además te brindaremos un panorama básico de la importancia del capital de trabajo en un negocio y algunas formas con las que puedes dar solvencia al efectivo de tu negocio para que tus operaciones no se vean afectadas en caso de presentar problemas de liquidez.  

Fuente: Pexels 2021

¿Qué es el capital de trabajo de una empresa?

El capital de trabajo de una empresa son todos aquellos recursos que una organización requiere para poder operar eficazmente. Al capital de trabajo también se le conoce como activo corriente y estos pueden ser los insumos, la materia prima, la mano de obra, entre otros.

El capital de trabajo puede ser a corto, mediano o largo plazo. Todo dependerá de las necesidades de la empresa y lo que vaya requiriendo conforme pasa el tiempo de sus actividades.

Es importante no confundir capital de trabajo con capital de trabajo neto, ya que el segundo es la diferencia que se presenta entre los activos y los pasivos corrientes de una empresa. Y el capital de trabajo, como ya lo mencionamos, son todos los activos circulantes de una pyme.

Importancia del capital de trabajo

La importancia del capital de trabajo es una inversión que realiza la empresa en activos realizables en el corto plazo, como lo es el efectivo, los valores negociables, las cuentas por cobrar y los inventarios.

Fuente: Pexels 2021

¿Cuáles son los componentes del capital de trabajo?

Los elementos que componen al capital de trabajo son:

  • Efectivo
  • Cuentas por cobrar
  • Inventarios

A continuación, te compartimos más detalles de cada uno de los componentes del capital de trabajo. Esto es importante de comprender para saber cómo calcular el capital de trabajo de tu empresa.

Administración de trabajo

Cuando se habla de efectivo en el capital de trabajo, este se refiere a la cantidad de dinero que se mantiene en la caja chica de la empresa. También al dinero depositado en las cuentas corrientes de los bancos y puede ser utilizado en el momento en que el negocio lo requiera para realizar una transacción.

Cuentas por cobrar

Las cuentas por cobrar para saber cómo se calcula el capital de trabajo de una empresa son todos aquellos montos de dinero que un negocio adeuda por sus clientes que adquirieron servicios y/o productos a crédito.

Inventarios

Los inventarios forman parte de los activos circulantes y constituyen una inversión sin retornos en bienes tangibles, pues el dinero utilizado para la producción o compra de bienes está detenido mientras no se logren vender los productos con los que actualmente tiene el negocio.

¿Cómo se calcula el capital de trabajo?

Para saber cómo calcular el capital de trabajo de una empresa es necesario que tengas en cuenta la fórmula para poder obtener el resultado buscado.

La fórmula para calcular el capital de trabajo es la siguiente:

Capital de trabajo = activo corriente - pasivo corriente

Te compartimos un ejemplo de cómo calcular el capital de trabajo para una mayor comprensión:

Si dispones de un activo corriente de 30 millones tanto en efectivo en caja y bancos y un total de pasivos de 15 millones con deudas a corto plazo y con proveedores, al restar los activos menos los pasivos te da como resultado 15 millones. Esto representa el capital de trabajo que tienes para considerar en caso de una expansión, inversión o crecimiento de tu empresa.

Ahora, para calcular el capital de trabajo neto tienes que sumar el inventario y el efectivo menos las cuentas por pagar. La fórmula sería la siguiente:

Capital de trabajo neto = Inventarios + Efectivo - Cuentas por pagar

Como lo mencionamos anteriormente, una empresa gira en torno a estos tres elementos del capital de trabajo. Esto significa que un negocio compra a créditos su inventario y eso le genera cuentas por pagar, pero después, esos mismos inventarios puede venderlos a crédito, lo que le genera efectivo.

Esta es la forma de calcular el capital de trabajo de una empresa, pero, ¿qué significa el resultado que obtengas? La interpretación del capital de trabajo te demuestra tanto a ti como a los inversionistas que tu pyme puede cumplir con sus obligaciones financieras actuales a través de sus activos corrientes.

Mientras más positivo sea el resultado al calcular el capital de trabajo neto operativo, mejores señales dará tu empresa de poder hacer una inversión o expansión. Administrar de forma eficaz y eficiente los elementos del capital de trabajo te asegura un comportamiento seguro del efectivo de tu negocio.

Calcular el capital de trabajo de un proyecto o de tu pequeña o mediana empresa no es un proceso complicado. Sin embargo, es importante que hagas los esfuerzos necesarios para mantener las finanzas de tu negocio sanas. Como ya lo mencionamos, un capital de trabajo positivo puede abrirte oportunidades a inversiones y expansiones.

Si de forma contraria, los resultados obtenidos indican que tu capital de trabajo es negativo, podría ser un limitante para poder realizar acciones en beneficio del crecimiento de tu negocio y da entrada a considerar la obtención de un financiamiento.

¿Qué es el financiamiento de capital de trabajo?

Hasta este momento ya sabes cómo calcular el capital de trabajo y sabes cómo interpretar tus resultados, pero, ¿qué es el financiamiento de capital de trabajo? Te lo explicamos a continuación.

Los financiamientos o créditos de capital de trabajo es el efectivo que una entidad financiera, un inversionista o proveedor le otorga a una empresa para asegurar su liquidez y contar con suficiente capital de trabajo para cubrir las necesidades y operaciones básicas y a corto / mediano plazo.

Estos financiamientos pueden ser internos o externos. El financiamiento de capital de trabajo interno se refiere a los recursos que provienen de la misma empresa, por ejemplo: aportaciones de los socios, creación de reservas de pasivo y de capital (retención de utilidades).

En cambio, el financiamiento de capital de trabajo externo es aquel que se genera cuando no es posible seguir trabajando con los recursos propios de la empresa. Por lo tanto, un negocio se ve en la necesidad de recurrir a entidades externas, como bancos o empresas de créditos, para obtener un préstamo empresarial.

Los financiamientos del capital de trabajo puede ayudarte a diversos aspectos de tu pyme, por ejemplo:

  • Cubrir gastos de producción
  • Financiar clientes
  • Pagar inventario
  • Tener cobertura para gastos varios

Ahora, ¿cómo se debe financiar el capital de trabajo? Existen tres enfoques que permiten la financiación del capital de trabajo, estos son los siguientes:

  1. Enfoque agresivo. Se refiere a financiar la mayor parte del capital de trabajo con deudas a corto plazo, lo que tiene como consecuencia una menor deuda pero un mayor riesgo por el periodo de pago más corto.
  2. Enfoque conservador. Promueve la financiación de la mayor parte del capital de trabajo con deudas a largo plazo y capital contable. Este tipo de financiamiento del capital de trabajo tiene mayor costo pero menor riesgo y da como resultado un gran capital de trabajo neto.
  3. Enfoque moderado. Este modelo maneja el financiamiento de los activos circulantes permanentes a través de una deuda a largo plazo y de los activos circulantes temporales mediante deuda a corto plazo (pasivos circulantes).

Recuerda que un financiamiento te permite tener un flujo efectivo de tu empresa y te permite continuar con las negociaciones con tus clientes y proveedores. Además, mantiene tu competitividad al poder seguir estableciendo los costos y plazos de pago que actualmente manejas por tus exportaciones.

Fuente: Pexels 2021

¿Existe otra alternativa de financiamiento del capital de trabajo?

Ahora que ya conoces cómo calcular cuánto capital de trabajo necesita tu empresa, debes saber que, además de los financiamiento presentados anteriormente, también hay otra alternativa como lo es el factoraje financiero.

En Mundi te ofrecemos esta alternativa bastante atractiva con la cual, puedes mantener la liquidez de tu empresa de exportación. ¿De qué manera? Teniendo la oportunidad de adelantar hasta el 90% de tus facturas por cobrar en efectivo inmediatamente. De esta manera, puedes conservar los créditos para tus clientes y continuar tus operaciones sin limitantes.

Comunícate con nosotros en Mundi para conocer más acerca de este tipo de financiamiento para el capital de trabajo de una empresa dedicada a la exportación.