Como su mismo nombre lo sugiere, una carta de crédito es un documento que se emplea como una garantía de pago cuando una transacción comercial se llevó a cabo. Este tipo de documentos, tienen un muy alto nivel de relevancia y seguridad para el vendedor o en este caso, el exportador de producto. Este tipo de documentos son expedidos por una entidad bancaria o financiera, por lo que le da un carácter aún más importante.

¿Cómo funciona una carta de crédito?

Una vez el exportador ha pactado una operación comercial con su cliente, o importador, se estipulan las condiciones con las que se debe hacer la entrega. Esto es importante ya que en la carta de crédito, el pago debe estar estipulado que se debe realizar contra la entrega.

Una vez que queden establecidos los acuerdos en los que se hará la entrega y el estado en el que se entregará la mercancía, el importador solicita una Carta Crédito a una entidad financiera considerando al vendedor o exportador como el beneficiario. En el documento, se designan qué documentos se pueden usar para avalar que la mercancía ha sido entregada en tiempo y forma acordada. Algunos ejemplos de documentos son los siguientes:

  • Certificados aduaneros
  • Facturas de compra
  • Seguro

Si todo ha sido cumplido, el comprador o importador realiza el pago directamente al exportador y el trato comercial se concluye.

¿Qué sucede si el importador no paga?

Aquí es donde la entidad financiera funge su labor. Si el importador por alguna razón no cumple sus obligaciones de pago, siempre y cuando la entrega se haya realizado de manera correcta, la entidad financiera absorbe la responsabilidad y genera el pago del monto total o restante de la factura al exportador o vendedor.

Tipos de cartas de crédito

Existen diversos tipos de cartas que un exportador puede utilizar para asegurar:

  1. Irrevocables: en este rubro, están casi todas las cartas de crédito ya que dentro de lo establecido en el documento, no se puede modificar ninguna cláusula sin el consentimiento de las partes.
  2. Nominativas: en este tipo de cartas, se estipula claramente cuáles son los bancos que pueden interceder para hacer la emisión, confirmación y la negociación de una carta crédito.
  3. Negociables: como el nombre lo sugiere, son aquellas cartas crédito que pueden ser negociadas por el banco emisor.
  4. Comerciales: se considera este tipo de carta si la operación comercial se acordó de compraventa, tanto a nivel local como si se tratara de una operación internacional.
  5. Transferibles: esta carta se expide cuando el exportador o vendedor acepta que sus derechos se pueden transferir completa o parcialmente a otra proveedor. De esta manera, el vendedor no usa los fondos propios y puede dirigir ese dinero a pagar a otro vendedor.
  6. Stand by: este es el tipo de carta que se emplea como garantía de diversos tipos de obligaciones. Esta carta entra en vigor si es que el comprador o importador decide no cumplir con el pago, entonces el pago garantizará el pago.