El factoraje financiero es una herramienta que emplean algunas empresas exportadoras o no exportadoras para obtener liquidez de manera casi inmediata a partir de la venta de sus facturas por cobrar a entidades financieras.

El factoraje es una de las herramientas que más se usan alrededor del mundo para obtener liquidez de fondos casi inmediatamente. Sin embargo, en México aún su uso no es tan común por lo que imposibilita a las empresas a seguir comerciando al exterior o interior de México.

Existen 2 tipos de factoraje financiero:

  • Factoraje sin recurso
  • Factoraje con recurso

¿Cómo funciona el factoraje?

Primero, el exportador o empresario emite a su cliente o importador, la factura de la venta que se realizó. Usualmente los clientes solicitan a sus proveedores plazos de pago post entrega, esto pasa aún más cuando los volúmenes de compra son altos.

Posteriormente, el exportador o empresario se pone en contacto con la financiera para solicitar una línea de factoraje. Una vez la financiera le proponga una tasa de comisión del monto total de la factura que la financiera cobrará por el servicio y el exportador la acepte, la financiera procederá a la compra de la factura, otorgando un adelanto de hasta el 90% del monto total de la factura.

Siguiente a esto, el exportador podrá ofrecer pagos flexibles de pago a su cliente. Una vez el plazo de pago se cumpla, el importador hará el pago total a la financiera. Finalmente, el banco retornará el 10% restante al exportador menos la tasa de comisión pactada al inicio.

Factoraje sin recurso

El factoraje sin recurso es aquel donde el banco o entidad financiera gestiona las cuentas por cobrar y absorbe el riesgo de impago por parte del importador. Si esto llegase a pasar, el exportador no tiene la obligación de hacer el pago, y la entidad financiera absorbe en un 100% el valor total de la factura.

En este video te explicamos a detalle qué es el factoraje financiero:

Factoraje con recurso

Este es usualmente el tipo de factoraje más común en México, donde el vendedor gestiona la cobranza de las facturas por cobrar y por consiguiente, absorbe el riesgo de impago. En caso de que el importador o cliente se niegue a liquidar la factura, el vendedor o exportador será quién absorba este impago y transfiera el valor de la factura a la entidad financiera.