La fracción arancelaria, en términos bastantes sencillos, es el impuesto que debe pagar un exportador exportador por ingresar su mercancía a cualquier país del extranjero. En esta parte, también es importante conocer qué tipo de regulaciones no arancelarias y programas de apoyo al comercio exterior que tiene cada país, ya que los exportadores e importadores del producto pueden verse beneficiados en términos de impuestos.

Para la determinación de la fracción arancelaria de tu producto, debes acudir a un especialista para que la clasificación se haga de manera correcta. La ley aduanal mexicana le da la autorización de determinar esta clasificación al agente o apoderado aduanal que esté llevando el proceso. Esto es con el motivo de evitar confusiones o malas clasificaciones ya que se requiere de un nivel de experiencia y especialización en ciertos productos para poder conocer todas las clasificaciones y dónde pueden entrar los productos.

¿Cómo se determina la fracción arancelaria?

Si bien estos impuestos ya están fijos por la SHCP, por lo que no debes preocuparte por hacer cálculos complejos. Sin embargo, existen algunas herramientas que pueden ayudarte a conocer la clasificación de tu producto y eventualmente, conocer el impuesto correspondiente.
El gobierno mexicano tiene una página web conocida como la Ventanilla Única, donde ha desarrollado un buscador de fracciones arancelarias. En este buscador, puedes escribir el tipo de producto que ofreces, y te mostrará con exactitud el Capítulo, Partida, Subpartida y Fracción a la cual pertenece la mercancía.

En la descripción no solo encontrarás el porcentaje correspondiente, sino que también encontrarás otro tipo de información relevante como restricciones, reglamentos e incluso capacitaciones si es que están disponibles.